De paseo, en bicicleta, ¿o tal vez... wakeboard?

Un callejón en el parque rodeado de árboles.
Cracovia y sus alrededores tienen mucho que ofrecer a aquellos a los que les gusta el descanso activo. Encontrarán aquí algo los aficionados a la bicicleta, a las locuras acuáticas o a la escalada de rocas. Sin embargo, comencemos por los paseos, ya que a pie (o con una pequeña ayuda del transporte urbano) se pueden descubrir verdaderos tesoros. Así que, ¡pongámonos en marcha!

Una de las formas más interesantes de visitar Cracovia a pie es un paseo por la Ruta de la Joven Polonia de Małopolska, cuya parte cracoviana incluye 13 lugares y edificios relacionados con la historia de la Joven Polonia. Salimos del Teatro Juliusz Słowacki, situado en pleno centro, visitando a continuación, entre otros lugares, la Academia de Bellas Artes, la Basílica de Santa María, la Casa de Józef Mehoffer o la Casa de vecinos de la familia Szołayski. La parte cracoviana de la ruta la corona el Museo Rydlówka, en una casa construida a finales del siglo XIX por Włodzimierz Tetmajer. Una forma interesante de visitar a pie la ciudad puede ser también la Ruta de Street Art de Cracovia, que incluye 19 lugares con impresionantes murales, entre otros, los rostros de personas relacionadas con Kazimierz en la calle Józef o el famoso «Indio» en la calle św. Wawrzyńca.

Cracovia es un lugar perfecto para los aficionados al turismo religioso. Ante todo debido a la ruta que lleva por los lugares relacionados con el papa Juan Pablo II, de los cuales hay un gran número en esta ciudad, como, por mencionar solo algunos, la iglesia del Arca del Señor, Błonia y la roca papal que se encuentra allí, o bien la famosa ventana papal en la calle Franciszkańska. Cracovia es un lugar excepcional en esta parte de Europa en cuanto al número de tumbas de personas reconocidas como santas o beatas, algo de lo que nos convenceremos si recorremos la Ruta de los Santos de Cracovia, que lleva por 19 templos, desde la Catedral de Wawel hasta el Santuario de la Divina Misericordia de Łagiewniki. También merece la pena mencionar la Ruta de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén en Małopolska, dos de cuyas paradas se encuentran precisamente en Cracovia: la antigua iglesia de Santa Eduviges, en el distrito cracoviano de Stradom, y la iglesia de Santa Bárbara, situada cerca de la basílica de Santa María, en la Plaza Mariacki. La Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén fue traída a Cracovia desde la cercana Miechów. 

A aquellos que prefieran un descanso activo en los bellos entornos naturales les recomendamos un paseo por el famoso parque Błonia de Cracovia (uno de los mayores prados en el centro de una ciudad en Europa), combinado con una visita al cercano Bosque Wolski, donde se encuentran el Zoológico y una reserva paisajística de la naturaleza: Panieńskie Skały (lleva hasta allí la ruta amarilla). A su vez, una visita al centro de la ciudad es una ocasión perfecta para pasear por los senderos del Jardín Botánico de la Universidad Jaguelónica (es el jardín botánico más antiguo de Polonia). No lejos de Cracovia también se encuentra la ruta Puszczańskie Uroczyska, que lleva de Niepołomice a Stanisławice. Durante los 18 km de marcha recorreremos, por ejemplo, la Vía Real, por la que antiguamente los monarcas polacos iban a cazar a las profundidades del bosque.

Los aficionados al turismo en bicicleta tampoco estarán defraudados. No lejos de la ciudad se encuentran rutas creadas en el marco del proyecto Velo Małopolska, entre otras, Velo Natura o la Ruta Ciclista del Vístula. Para los ciclistas se proponen diversas excursiones temáticas, por ejemplo, «Por campos, prados y una reserva forestal», «A la sombra del bosque de Niepołomice» o «Tras las huellas de Kościuszko». Especialmente interesante es la «Ruta de las Fortalezas de Cracovia», con un carácter histórico, cultural y etnográfico. Incluye hasta 100 edificios militares, entre ellos 38 fuertes. Su tramo norte cuenta con 61 km, mientras que el sur con 41 km. También recomendamos la Ruta del Frente Oriental de la Primera Guerra Mundial (trazada desde Cracovia hasta Książ Wielki) y la ruta «En el campo de batalla de Racławice», hasta Racławice, situada a 35 km de los límites de Cracovia.

¿Y tal vez una excursión al agua? En verano los habitantes de Cracovia pasan su tiempo libre en el lago Bagry, en Przylasek Rusiecki, Kryspinów y en el Estanque de Nowa Huta. A los aficionados a las locuras acuáticas, incluyendo el rafting, seguro que les interesa la pista de kayak «Kolna», mientras que los entusiastas del wakeboard deberían visitar los mencionados: Przylasek Rusiecki y Bagry. Si el tiempo lo permite, merece la pena realizar una travesía en barco o en góndola por el Vístula (se organizan también travesías románticas bajo las estrellas). A las familias con niños se les recomienda a su vez el Parque Acuático, donde esperan hasta 8 toboganes de agua de longitud total 800 metros, mientras que a los que quieran combinar el descanso con la regeneración biológica el Balneario Swoszowice, donde es posible disfrutar de los beneficios de las aguas medicinales sulfurosas.

¡Pero eso no es todo! A aquellos a los que les apasiona el descanso activo Cracovia y sus alrededores les ofrecen, por ejemplo, la pista Sławicski Raj (un centro de esquí situado en Połajowice, a unos 35 km de Cracovia), escuelas de equitación en Michałowice o numerosos lugares para escalada de rocas, por ejemplo, Zakrzówek, Krzemionki, la cantera Liban. Resumiendo, ¡en esta ciudad es difícil aburrirse!


Propozycja szlaków pieszych w Małopolsce